› Crónica Blind Guardian. 6 de noviembre de 2010. Sant Jordi Club. Barcelona.

Poco se puede decir de esta banda germana con muchas tablas a sus espaldas y lo bien que sonaron en el Sant Jordi Club.
El show comenzó puntualísimamente a las nueve de la noche, sin teloneros. Hansi, André, Marcus y Frederik y dos miembros más, un bajista y un teclista, cuyos nombres desconozco, hicieron una gran actuación, un concierto que en gran manera dejó satisfechos a los fans allí congregados.
La estructura en general no ha variado mucho de otras actuaciones ya vistas de esta veterana banda, un escenario más amplio, mejor calidad de sonido, y una gran pantalla de video reflejando imágenes sobre los temas que se interpretaban.
Hansi se movió bien durante todo el concierto y con una gran voz.
Destacar la cantidad de gente joven que había en la sala.


El arranque del bolo se inició con Sacred Worlds, de su último álbum, a continuación Welcome to Dying, tema que el grupo tocó con una fuerza brutal, continuaron con Born in a Mourning Hall, Nightfall y la rallante, en mi opinión, Fly, la gente esperaba los clásicos y no dejaban de pedir Majesty, se hizo esperar pero después de Time Stands Still y Traveler in Time por fin llegó y verdaderamente la disfrutamos todos.
Siguieron con A Past and Future Secret, Time What is Time, A Voice in The Dark y Imaginations From The Other Side, coreando estos himnos.


Destacar la tremenda pegada a los parches de Frederick, que ganas, que potencia, que rapidez con el doble bombo. Como en todo concierto de los alemanes no podía faltar su gran balada The Bard's Songs, siguieron con Valhalla llena de fuerza y maestría y acabaron con los temas Mordred's Song y Mirror Mirror, apoteósico final de concierto en el cual los seis miembros de la banda lo dieron todo encima de las tablas durante las dos horas que duró el show.

Tx: Zumeitor Pitrusmai/Fotos: K


Más fotos aquí
More photos here

Organiza: