› Crónica Baron Rojo. 20 de agosto de 2010. Auditorio Marina Sur. Valencia.

Las casualidades de la vida me hicieron poder volver a ver a la formación del mítico Barón. En esta gira de ‘reunión’, disfruté de ellos en las dos fechas de Madrid tanto en enero como en mayo. Sin embargo en esta ocasión, no pude decir lo mismo, y fue una pena, ya que Barón siempre serán una de mis bandas favoritas.
El concierto se había programado para tres horas, y en eso cumplieron. De once de la noche a dos de la madrugada la banda estuvo sobre el escenario descargando los clásicos que todo el mundo quería oír, si, faltaron algunos, pero el set list perfecto, aunque existe, no suele ser viable.
El escenario estaba totalmente desnudo, allí no había más que los pies de micro (demasiado atrasados) y la tarima de la batería. En este concierto no llevaron la pantalla de vídeo sobre la tarima de Hermes de la que pudimos disfrutar en Madrid. Si, vale que no tenía la máxima calidad, pero tenía su puntillo ver aquellas imágenes del pasado.
Encima, el equipo de luces falló durante la primera parte del concierto y solo funcionaban las luces de la parte de atrás del escenario. Afortunadamente, eso se fue corrigiendo.


Pero lo que más falló a mi modo de ver fue que no había ninguna química y durante buena parte del concierto faltó entrega por parte de Carlos y Sherpa, e incluso, a Armando, que suele ser muy activo, le vi algo apagado. Los motivos, los desconozco.
Abrieron con Concierto Para Ellos para seguir con Campo De Concentración y enlazar con la maravillosa Chicos Del Rock, un tema que ya vale un concierto por malo que sea éste.
Sin embargo allí no había chicha, o al menos yo no la veía. ¿Dónde estaban los chascarrillos con los que Sherpa enlaza los diferentes temas? Y cierto que aunque fueron tres horas, no se me hicieron pesadas, ya que las canciones que tocan son himnos, y en ocasiones era preferible limitarte a escuchar la música que salía de los músicos, que ver la desgana que, insisto, yo veía.
Hubo un momento en los que si vi a Barón Rojo, tanto en Hijos de Caín, como en Cuerdas de Acero fueron realmente ellos. Ambos temas fueron impresionante en ese escenario.
Hacia la mitad del concierto, Sherpa ya iba soltando algún comentario de los suyos, pero poco para lo que es habitual en él.


Con Botas Sucias, Siempre Estás Allí, Hiroshima, Buenos Aires, Travesía Urbana, Los Rockeros Van Al Infierno, Caso Perdido, Resistiré, Czardas, Barón Rojo, la premonitoria Son Como Hormigas y muchas más deleitaron a los quizá cuatro mil asistentes.
Ojalá tengan más conciertos con esta formación, y que ésta noche tan solo fuera una mala noche, cosa que le puede pasar a cualquiera. Barón siempre serán Barón, y seguro que aún volarán y no solo por Inglaterra.
¡Larga Vida Al Barón!
Lástima por la cancelación de última hora de Obús. Atlas y Tierra Santa fueron los encargados de abrir la velada.


Texto: Fernando Maiden/Fotos: K.

Más fotos aquí
More photos here

Organiza: