› Crónica Marillion. 11 de julio de 2016. Barts. Barcelona.

He de decir de antemano que no puedo ser parcial hablando de Marillion. Descubrí a Marillion en el 85 con el álbum Fugazzi, y ese mismo año los vi en la antigua sala Cibeles en Barcelona en la pre-gira del disco Misplaced Chilhood. Ahora 31 años más tarde los he vuelto a ver y al igual que en el 85 he salido alucinado.

Marillion es un grupo de la denominada corriente rock neo progresivo aparecida en los años 80, incluso se podría decir que fueron los abanderados de dicha corriente junto con IQ, Pendragon o Arena. El rock neo progresivo dio una versión más actual al rock progresivo de los años 70, como Genesis, Camel, King Crimsom, Pink Floyd, Yes, etc.

Hablar de Marillion es hablar de dos épocas bien diferenciadas, la época Fish y la época H. Decir que época es mejor es como preguntarte si quieres más a papa o a mamá. Yo intento no compararlos, para mí son dos grupos diferentes, dentro del mismo grupo.

Yo siempre fui un Fish-fan, sin embargo, con el tiempo he descubierto un Marillion mucho más maduro con una mayor predominancia de un Steve Rothery en la guitarra que en la época Fish.

Los Marillion de Fish, quizás eran más frescos, más rompedores, más sorprendentes, pero creo que Steve Hogarth es mucho mejor cantante que Fish, y su música ha evolucionado y madurado.


Con respecto al concierto de la sala Barts en Barcelona el 11 de julio pasado, el set-list fue sustancialmente diferente a los conciertos previos de la gira sudamericana. Barcelona abrió la gira europea y era una incógnita que canciones tocarían.

El concierto comenzó con Invisible Man del disco "Marbles" (2004), una canción que define perfectamente el rock progresivo, una canción de casi 14 minutos de duración, y una de mis preferidas. Pese a haberla escuchado unas 100 veces las interpretaciones sobre la letra son diversas. Desde la locura del cantante hasta la locura del mundo actual. Hogarth estuvo genial en la interpretación dando todos tonos de su voz. Rothery genial a la guitarra y Mark Kelly en los teclados en algunas fases de la canción recordaba Shine on your crazy diamond de los Floyd. La canción pasa por diferentes fases, desde la melodía inicial al frenesí total entre teclados guitarra y la voz de H, para volver a la calma y luego ir incrementando otra vez los ritmos.

A partir de esta canción, Marillion entraron en una fase de canciones menores (siempre bajo mi particular punto de vista) con canciones como Three minute boy, del disco "Radiation" (1988), aunque algunos mega fans la califican como un auténtico himno de la banda. Para mi tanto la canción como el disco son bastante mediocres para lo que es Marillion. La canción bajo mi punto de vista es una canción para el lucimiento de Hogarth.

La siguiente canción fue The great escape del disco "Brave" (1994), una buena canción, pero que bajo mi parecer Hogarth fue demasiado histriónico (uno de los males que se podría criticar a Fish). La guitarra de Rothery como siempre magistral. La canción como casi todas de Marillion y del neo rock progresivo tiene constantes cambios de ritmo, y en algunas fases todavía recuerda a los Genesis de Peter Gabriel.


Para el siguiente track, Hogarth quiso rendir homenaje a uno de sus ídolos John Lennon con A voice from the past del disco "Somewhere Else" (2007), bajo mi punto de vista una canción totalmente prescindible en un concierto.

Para la 5ª canción Marillion interpretó Power del álbum "Sounds That Can't Be Made" (2012), y al igual que la anterior creo que es una canción totalmente prescindible para un concierto, sin embargo, el público asistente no lo apreció así, para mi gusto le dieron un toque demasiado duro que no le hizo justicia a la magnífica voz de Hogarth.

La siguiente canción fue una vuelta al álbum "Marbles" con Fantastic Place quizás uno de los mejores discos de los Marillion de Hogarth, aunque la canción es buena, el incluirla hace que se queden muchas buenas canciones fuera del repertorio.


A partir de aquí vino la sorpresa con una mezcla avance de lo que será su próximo disco "The New King", enlazando varias canciones en una única pieza muy al estilo Misplaced Chilhood. La verdad es que me gustó mucho, ya que lograron hacer una pieza excelente en algunas fases muy dura o “heavy” para volver a ritmos mucho más calmados con atmósferas muy progresivas, recordando a discos setenteros, pero con un sonido mucho más actual.

A partir del siguiente tema, entramos en la segunda parte del concierto, la que realmente disfruté, y donde no sobró ningún tema. Así llegamos a Mad una de las partes de Goodbye to All That perteneciente otra vez al "Brave", considerado por los anoraks (freaks de Marillion) el mejor de la banda con Hogarth. En mi opinión la voz de Hogarth estaba demasiado alta y se comió al resto de instrumentos en esta canción.

El siguiente tema fue Afraid of sunlight del disco del mismo nombre del 1995, todo un himno de la banda y donde tanto la voz como la instrumentalización comienza a ritmo muy suave para llegar al climax final.

Tras Afraid dieron paso a Quartz una pieza del "Anoraknophobia" (2001), quizás la canción menos Marillion del concierto, pero donde destaca un bajo impecable de Pete Trewakas, con ritmos más cercanos al rock de U2 o Muse.

El siguiente tema King del álbum "Afraid", un clásico en los conciertos de Marillion, donde hacen un pequeño homenaje a todos los reyes caídos del espectáculo, y donde destacan tanto la guitarra de Rothery como el teclado de Mark Kelly.


Y por fin, llegó la hora de Neverland del disco "Marbles" (2004), para mí el mejor tema de Marillion y posiblemente la mejor canción de amor de la historia. Con un final apoteósico entre la voz de Hogarth y el órgano de Kelly. Donde H se funde en pasión al cantarla creando una simbiosis perfecta entre voz y música.

Ésta fue la última canción del concierto, tras el parón teatralizado de siempre, volvieron al escenario para cantar Kayleigh, que enlazaron con Lavender, los únicos guiños al Marillion de Fish y donde el público cantamos íntegramente ambas canciones. Pese a haber pasado casi 30 años de la salida de Fish sus temas siguen teniendo un carisma especial.

Para finalizar interpretaron otro temazo muy progresivo como This Strange Engine del álbum del mismo nombre del 97, un tema de otros 15 minutos, que recuerda a las viejas bandas progresivas de los 70., con un Rothery genial.

Este fue el punto final del concierto, para mi gusto faltaron muchos temas, como Sugar Mice o Garden Party de Fish, que habían tocado en la gira sudamericana, o temas de los primeros álbumes de H, como The Space o Easter del "Seasons End" o Splintering Heart o Waiting to Happend del "Holidays in Eden", y temas mucho más progresivos como Not of this world o Ocean Cloud. Si bien entiendo que los temas de Marillion son muy largos y en un concierto de dos horas de duración no caben todos, y han de contentar a todo el mundo.


Marillion:
Steve Hogarth (voz); Steve Rothery (guitarra), Mark Kelly (teclados), Pete Trewakas (Bajo), Ian Mosley (batería)

Tx: By Phi / Ft: K.

Más fotos aquí
More photos here

Organiza: ROCK MUSIC CONCERT PROMOTIONS