› Crónica Hellfest 2016. Segundo día.

La segunda jornada del festival, ya un poco descansados del día anterior, daría inicio con Loudness, y es que no nos podíamos perder a esta pedazo de banda.

Siendo de Barcelona y habiéndolos contemplado dos veces consecutivas en dos años (nunca habían venido a la península), y en ocasiones ofuscando actuaciones posteriores como por ejemplo la de Judas Priest, demostrando todo su potencial, los japoneses estaban a punto de darlo todo en tierras francesas y demostrar la gran calidad musical que tienen y han llevado a cabo todos estos años, y es que estas leyendas se tienen que ver si o si.

Pronto y con un sol radiante, salieron a escena para tocar cuarenta minutos que supieron a poco, donde abriendo con “Crazy Nights” comenzaron a llegar entendidos de su música hasta completar un aforo en ese Mainstage como si de media tarde se tratase, todo un éxito de la banda ante el público del festival.

Liderados por Akira, la banda tuvo un sonido excelente y no olvidó algunos de los temas más clásicos de esta, como son “Heavy Chains”, “In The Mirror” o “Crazy Doctor”, para terminar con “S.D.I.” una canción que los más fanáticos corearían y se despedirían de los japoneses, totalmente entregados pero con ganas de haber tocado más rato. Esperemos que su siguiente cita en este festival aumente el tiempo de tocar, algo que sería todo un gusto para los asistentes.

Tras estos era el turno de ir al Valley para contemplar a Crobot. Estos fenomenos se han hecho un hueco entre los más grandes girando con bandas como Clutch o Black Label Society, donde desde abajo han escalado muy rápidamente para tocar con Motorhead o con Anthrax, siendo llamado por los propios músicos de las bandas, y es que solo tienes que verlos en directo para ver de qué madera están hechos.

Su Rock Psicodélico y sus actuaciones macarrillas, como también su vestimenta, han levantado muchos fans en el género, o simplemente amantes de la música, porque darle al play en una canción significa disfrutar de las composiciones de los hermanos Figueroa, Chris y Brandon.

Con alguno que otro tema nuevo, no se olvidaron de “The Legend of the Spaceborn Killer”, “Skull of Jeronimo”, “La Mano de Lucifer” o “Fly on the Wall”, con las que zanjaron un concierto de cuarenta minutos de lo mejorcito del festival, con un sonido increíble y una ejecución que dejaría enamorado a todo el que pasase por ese Valley mágico.


Turno de volver para la zona de acreditados para contemplar la rueda de prensa de uno de los más grandes, como es Nikki Sixx con sus Sixx A:M. Este, hablaría de la despedida de Motley Crüe, de la actualidad de la banda y de las ganas de tocar en este festival junto a sus compañeros, a los que se les veía muy contentos por estar en este cartel y queriendo salir a escena lo antes posible.


Tras esta, al poco tiempo vendría la actuación de la banda, donde con un sol radiante y en plena hora de comer, demostraron que son unos músicos muy buenos y tienen una gran cantidad de fans que rellenaría hasta el último espacio más cercano del Mainstage para darlo todo junto a los americanos.

Un Dj Ashba muy enérgico que fue reemplazado por la reunión de Guns n’ Roses demostrando que no solo sabe tocar allí, sino que, creando música y en bandas como esta, es todo un gusto verle sobre las tablas.

Con un setlist de ocho temas y sin ninguna sorpresa de alguno de Motley Crüe, dando un repaso a temas nuevos como “When We Were Gods” o clásicos como “Life is Beautiful”, la banda cerró una actuación estelar con la que todos los fans se despedirían totalmente entregados hacia estos, que tras dejar los instrumentos, volverían a aplaudir la entrega de toda la gente presente esa tarde.


Tras ir de escenario en escenario contemplando bandas como Foreigner, Joe Satriani, los gamberros Sick of it All en Mainstage (que menuda se lió), Disturbed, Bad Religion y demás, donde estaríamos caminando y buscando un poco de cada concierto para quedarnos con algo de las actuaciones debido a sus solapaciones, sería el turno de fijarse bien en la actuación de Twisted Sister, a los que en sus inicios pudimos estar viendo el concierto pero decidimos ir al show íntegro de Napalm Death, una banda que nunca defrauda y siempre es demoledora. Con la lástima de que nos contasen la intervención de Phil Campbell de Motorhead en el show de Twisted Sister, no tuvimos elección al ver la brutalidad de los queridos Napalm, que ofrecieron un show de una hora lleno de violencia y actitud grindcore, música underground para gente enferma lista para matarse, todo un capricho para los ojos más suculentos.

Estos, como siempre, tocaron temas antiguos y clásicos, donde terminaron con un final apoteósico dándolo todo con esos 7 temas demoledores en los que están “Conform”, “How the Years Condemn”, “You Suffer”, “Nazi Punks Fuck Off” y “Adversarial” junto a “Copulating Snakes”, donde tras este tema terminaría la matanza en el Altar para descansar hasta el siguiente día, donde los morados comenzarían a generarse esa misma noche gracias a ese pit tan bueno que se lía con bandas como esta.


Xavi Gutiérrez