› Crónica Tankard + Crisix. 25 de enero de 2015. Razzmatazz2. Barcelona.

Una fría noche y un domingo perezoso era lo que hasta el momento, podíamos decir del día 25-1-2015 en Barcelona, hasta que la llegada de las 20:00 lo arregló todo. Uno de los gigantes del Big 4 alemán, Tankard, visitaban la península y tendrían parada en Barcelona tras su último paso en 2011, por lo que entonces vinieron a Salamandra no a Razzmatazz como esta vez.

Una sala más grande y más céntrica para todos aquellos que desde diferentes ciudades pudieron asistir a la interesante velada dominguera.
La noche la abrirían los más que conocidos en nuestro panorama musical, Crisix. El quinteto thrasher de Igualada sería el encargado de tocar en una de las ciudades donde más se les quiere, y abrir para los gigantes alemanes dejando al público bien calentito.

Estos, estaban a punto de ejecutar su concierto de despedida temporal, para centrarse en su tercer disco, que a días de hoy, queda muy poco para que salga a la luz. Así que todo encartaba a que iba a ser brutal. Fin de gira y última fecha de Crisix y la visita de Tankard… ¿¡Qué más se puede esperar!?


Los de Igualada saldrían a escena con el fondo de ASFH, la mítica intro de gran parte de sus conciertos, seguida de un buen trozo de Ultra Thrash, con la que no la terminarían, y procederían a tocar IYFF, el primer tema de su segundo trabajo.
Acabado este inicio, Juli, el vocalista de Crisix procedería a entablar conversaciones con el público y agradecer la asistencia de la gente al concierto, como también decir que para la banda, ha sido todo un orgullo acompañar a los gigantes Tankard en toda la gira por la península.
Un pequeño inciso que daría lugar a un retorno a ese primer álbum llamado "The Menace", para tocar uno de los temas más agresivo y rápidos de este, como es Dead by the Fistful of Violence, la que una vez terminada, estaría dando paso a Rise…then Rest, otro de los temazos de ese segundo álbum que le da título a la canción.

Al público no le faltó mucho tiempo para saber que los ya mayores Crisix se habían convertido en una banda referencia para muchos, y estaban contemplando lo que sería el último show de sus dos primeros trabajos. Por ello, se comenzaron a montar moshpits con una entrada cada vez mayor en esa fría Razzmatazz, donde todos los fans de la banda, estarían dándolo todo y cumpliendo con creces.

Tras estos dos temas, se escucharía una mini conversación de Juli nuevamente con la gente, y se daría paso a uno de los temas con más juerga de la banda, como es Brutal Gadget. Una mezcla de buen rollo y brutalidad en un tema cargado de potencia, donde en directo gana aún más.


Llegaría el ecuador del show con un cambio de instrumentos por parte de los miembros de la banda, como hacen a menudo, cosa que dice muchísimo de todos y cada uno de ellos en lo que se refiere el nivel que tienen como músicos.
Los temas elegidos para interpretar serían I’m the Man de Anthrax con el que Javi y Juli serían los únicos con instrumentos, mientras Requena, Busi y Dani harían un cover de voces estupendo, firmando una interpretación estupenda, con la que todos tendrían un instrumento en sus manos para proceder a tocar Symptom of the Universe, Phantom Lord, Black Magic y A New Level, de bandas que creo que no hace falta que sean nombradas para saber de quién son las canciones.

Vuelta a la normalidad con Waldi Gang, uno de los temas que más rompe el thrash metal de la banda por decirlo de alguna forma, con el que seguido de Bring ‘em to the Pit, pondrían punto y final en el show, con el característico "Football of Death" de esta gran banda, Juli haciendo crowdsurfing mientras canta, y terminando la canción con lo que les faltaba de Ultra Thrash al comienzo del show.

Brutalidad, juerga y profesionalidad serían los comentarios del show de los de Igualada, donde con el paso de los años, se ve su pedazo de cambio a mejor por lo que en el directo se refiere. De todo el corazón, les damos las gracias por estos años tan buenos, por este segundo disco y esa pedazo de gira que se han marcado, y les deseamos lo mejor para ese futuro trabajo que se traen entre manos.


Los reyes del metal más alcohólico existente vendrían nuevamente tras un parón en nuestro país de 4 años, y es que ya se les echaba de menos. Esta vez, bajo la gira de presentación de su último trabajo llamado "Rest in Beer (R.I.B.)".
El tema elegido para abrir la velada por parte de los alemanes sería Need Money for Beer, un clásico de la banda que hablaría de su más preciado tesoro, como en gran parte de las canciones, la rubia o negra que a todos nos gusta… La cerveza, el elemento protagonista de la noche.
Sorprendía el gran cubilete de cervezas que tenía la banda para consumir en el show, algo brutal que haría enloquecer aún más a Gerre, el vocalista de esta leyenda alemana. Si podemos destacar al Big 4 alemán por la rabia en sus temas, con Tankard debemos hacer la excepción. Un thrash de la vieja escuela acompañado de unas letras que incitan a la juerga y a la diversión.

Seguido de The Morning After y Zombie Attack, dos de los temas más antiguos de la banda, se formarían uno moshpits brutales como dios manda para ocasiones así. Todo el mundo ya estaba entrando en calor, o bien por el ejercicio, o bien por los litros de cerveza que se respiraban en el ambiente (y en las caras de más de uno).


Por lo que a mí respecta, era la primera vez que tenía el placer de ver a Tankard, y no sabía que Gerre, su vocalista, tenía ese gran show y la facilidad de meterse al público en el bolsillo, o en la panza cervecera que se gastaba.
Sin duda, un frontman que a medida que iba bebiendo, enloquecía cada vez más, y eso era positivo para el show, ya que nunca está de más ver a un borracho que te incita a beber… ¡de hecho siempre es bueno!
Cada canción que terminaba, se iban agotando las cervezas del cubilete sobre el escenario, donde Gerre, tras beber, las repartía sin problema. ¡Todo un detalle por su parte, oiga!

Temas antiguos y tema nuevos saldrían a relucir en una noche que estaba cada vez más, convirtiéndose en una fiesta. Moshpits que no cesaban al ritmo de The Beauty and the Beast, Rapid Fire, Maniac Forces o Rules for Fools, como en otros temas dando un repaso total a mínimo, 10 de sus 16 trabajos.


La gente no paraba de acercarse cada vez más al escenario, el feeling con la banda era cada vez más bueno, y estos germanos son unos profesionales en caer bien a la gente. No faltó uno de los himnos de la banda, donde Gerre lo presentó como un tema serio, como era la muerte, dando paso a Die with a Beer in your hands, donde todo se pondría patas arriba, incluso gente subiéndose a la valla para hacer crowdsurfing ante los incesantes moshpits durante todas la notas de todas las canciones.

Space Beer, Rectifier y Chemical Invasion pondrían un pequeño descanso al show donde la banda, durante 5 minutos estaría respirando y volviendo a cargar la pilas para volver a salir a las tablas a rematar un show que duraría aproximadamente 2 horas.
Alien y The Party Ain’t over ‘til we say so serían los temas previos a un himno de la banda que se hizo de rogar por su tardanza, y es que lo bueno se hace esperar.
A Girl Called Cerveza, con Gerre fuera del escenario y sobre la barra de Razzmatazz, donde la gente se subiría a esta para saltar al público, abrazar al frontman y trasladar el moshpit a otro lado de la sala. Un pequeño juego de seducción (muy malo por cierto) por parte de Gerre hacia las camareras de la sala haría de esta canción la más buena de la noche hasta el momento, ya que tras otra pequeña desaparición de la banda, saldría a rematar la noche con (Empty) Tankard, donde todo el mundo se puso a saltar y a gritar con la banda para despedir un concierto apoteósico.


La vuelta de los alemanes juerguistas es de lo mejorcito que le ha pasado a Barcelona en los últimos meses, y es que por lo que vemos, esta banda siempre cumple. Un gran inicio de año, un show excepcional y una resaca para comenzar la semana que nos hizo acordarnos de la madre que parió a Tankard.

Tx: Xavi Gutiérrez Extraida de The Best Music. / Ft: K.

Más fotos aquí
More photos here

Organiza: