› Crónica Rock Fest 2014. Sábado, 5 de julio de 2014. Parc Can Zam de Santa Coloma de Gramenet. Barcelona.

Arrancaba bien pronto la segunda jornada de este festival donde tendríamos ante nosotros los “esperados” cabezas de cartel, Manowar. Pero antes de adelantarse a según que comentarios, comencemos la casa por abajo y no por el tejado.
A las 12 de la mañana se abrían las puertas para recibir un poco más tarde a Rat-Zinger, un grupo al que solo pudimos ver tres canciones, pero que nos gustó bastante lo que vimos. Una mezcla de Rock n’ Roll con una voz muy Punk, que me recordó a grupos como Exploited o The Casualties en según que momento.

Terminados estos, era el turno de hacer la primera cerveza de la mañana y esperar a que salieran a escena los de Albacete. Era el turno de Angelus Apatrida, un concierto para el recuerdo ya que se le sumaba el añadido de ver en silla de ruedas a David tras el aparatoso accidente que sufrió hace unos meses, y le hizo perderse festivales como Hellfest por ello. Pero aquí no iba a tener problemas, y sin dudarlo un instante, asistió a este Rock Fest BCN.
Así bien, la banda abrió con Vomitive para comenzar a calentar motores. Seguidos de Violent Dawn y Of Men and Tyrants se comenzaron a ver los primeros moshpits del día, ya que o por miedo o por exceso de calor, veíamos un público un tanto apagado, y eso no debe ser así cuando los Angelus están ahí encima. Tras este temazo de su tercer álbum, llegaría Killer instinct, Versus the World y Never Forget, tres temas que repasaban todos sus álbumes teniendo mucha variedad en el setlist.
Corruption era la elegida tras un breve comentario de Guillermo hacia el público pidiendo una fuerte acogida para David, donde los asistentes no dudarían en dársela ni un solo instante, y es que en Barcelona se les quiere mucho a los Angelus.
Siguieron los temas a menudo que se iba llenando más y más el recinto para ver a la banda, y cayó una buena traca final, con el Wall of Death característico de Give ‘em War, los atronadores temas que se conoce todo el mundo llamados You Are Next y Blast Off, y el perfecto final con Thrash Attack, con el que tras despedirse y para sorpresa de todos, cerrarían finalmente con Legally Brainwashed, un tema que fue elegido como cierre también en Hellfest.
Así bien, y terminados estos maestros, era el turno de guardar el concierto en el recuerdo, y proceder a ver a H.E.A.T.


Sobre las tres y media comenzaríamos a escuchar Hard Rock en Barcelona, un concierto lleno de energía donde H.E.A.T. cumplirían con su trabajo. Al principio el sonido no era muy favorable, o así lo entendían mis oídos, pero a medida que pasó el tiempo, se fue arreglando este pequeño problema que no evitó que pasáramos un buen rato con los suecos.
Una banda activa desde 2007 pero que hace cosas como si de otras leyendas se tratara. Disfrute de todos los asistentes, y para terminar una gran acogida del público a la banda, que se marchó de las tablas por todo lo alto.

A continuación era el turno de Epica, un grupo al que tenía ganas de poder ver en escena, ya que según se me había informado, es de lo mejorcito de su género, y también poder ver a la señorita Simone Simons y comprobar si todo lo que se dice de su atractivo era verdad.
Pues realmente, ni una cosa ni la otra. En cuanto a belleza, el Photoshop es bastante evidente en las fotos por lo que pude apreciar, y en cuanto a show, pude ver un concierto muy correcto, para que engañarnos, pero nada más. Por ejemplo me sorprendió más Lacuna Coil que Epica, siendo un género muy similar entre los dos grupos, pero es que lo de las dos voces me convenció mucho más el día anterior.


Era el turno de Sabaton, un grupo que sinceramente, nunca ha entrado en mis oídos. Tal vez por las pintas de chulo del cantante, o tal vez porque las cuatro veces que los he visto han sido en festivales, y siempre ha sido un grupo para “ver cuando no tienes nada mejor que hacer”. Pero lo que realmente vuelvo a pensar, es que es un grupo que atrae a mucha gente, y eso es indudable y no quiero menospreciarlos por ello, pero no pagaría por verlos. Un concierto en el que la gente se entregó al máximo con la banda y súper correcto en todos los aspectos. Pero lo dicho, no creo que me sorprendan nunca.

Turno de Los Suaves. Un clásico que no me quería perder por nada del mundo, ya que todas las veces que han venido a Barcelona o a festivales, o me ha solapado otra banda, o no he podido ir a verlos, y esta por fin era la vez que segurísimo iba a poder contemplarlos.
Qué decir de estos, algo que por desgracia ya me esperaba. Clásicos que sonaron, pero nunca mejor dicho, que sonaron solo los instrumentos. La voz de Yosi… Es que está muy tocado la verdad. Incluso en un momento del show, se cayó sin quererlo de espaldas y tuvieron que levantarlo los asistentes de la banda.
Muy bonito escuchar las míticas canciones cantadas por el público, pero no sé si por estado de embriaguez o por la edad de tal visionario, la voz no era correcta. Ya había conseguido mi objetivo, poder ver a Los Suaves, y lo que es verdad es que ya los tengo en currículum.

Así bien, ya comenzaba a bajar el sol y era el turno de uno de los platos fuertes del segundo día. Gammaray salieron a escena encabezados del gran Kai Hansen en un show que duró solamente una hora.
Hubiese estado bien poder verlos un poco más o escuchar muchos de los clásicos que faltaron por sonar, pero la verdad es que amortizaron muy bien su horario, y terminaron el show con un gran I Want Out coreado por muchas voces que ya hacían sitio en el escenario principal para quedarse y ver de cerca lo que estaba por llegar.


Tras veinte minutos un poco más de espera, salieron los grandes Twisted Sister, con el característico It’s a long way de AC/DC previamente a su aparición en concierto. Y menudas ganas tenía de verlos. Desde que los pude disfrutar el año pasado en Hellfest, me encantaron, y no iba a dejar pasar la oportunidad de volver a verlos por segunda vez.
Enérgicos, con gran potencial y con mucha autenticidad, la banda liderada por un Dee Snider en su salsa comenzó su concierto con Stay Hungry, donde estaría el primer escenario abarrotado para ver a esta pedazo de banda.
Siguieron temas como Shoot ‘em Down o You can’t stop Rock n’ Roll entre otros hasta llegar al gran We’re not gona take it, donde este pedazo de frontman comenzaría a hacer la broma de Huevos con Aceite (mirar cualquier video de Youtube para saber de que va), donde se le iría un poco de las manos y ocuparía mucho rato en su show. Pero era necesario, y todo el público se volcó para dar lo máximo y disfrutar con esta pedazo de banda.
Hasta teniendo menos tiempo, tuvieron un detalle con el gran Lemmy de Motorhead para darle mucha fuerza con su actual estado de salud, y tocar un cover de la banda.
Terminaron su estelar concierto con el gran I Wanna Rock tan apoteósico como de costumbre. Sin duda, los héroes del festival, ya que lo que iba a venir con Manowar… Mejor dejarlo para el recuerdo.

Antes de comenzar a hablar de la actuación de los cabezas de cartel del festival, me gustaría hacerlo corto, porque realmente no merecen mucho tiempo en mi cabeza para pensar en la lamentable actuación que pude contemplar de principio a fin. Decir que me quedé a ver todo el concierto por si cambiaba algo, pero me rompieron totalmente la ilusión.
Una banda vieja, videos que duraban diez minutos enteros innecesarios, solos de bajo totalmente para rellenar, un sonido pésimo, demasiadas interrupciones y pocas canciones. Pero aún así, ilógicamente atrajeron a todo el mundo para contemplarlos y los seguidores de la banda disfrutaron de todo ello. Así bien, menos mal que después de finalizar el show hubieron unos fuegos artificiales, preciosos por cierto, que hicieron olvidar la penosa actuación de la banda.


Felicitar al festival por la gran actuación que tuvo, la organización tan completa y la oportunidad de devolver a Santa Coloma un festival como dios manda. Esperamos y deseamos que el año que viene vuelvan con el mismo objetivo y con las mismas ganas.

Rock n Rock y Rock Fest, muchísimas gracias y enhorabuena.

Xavi Gutiérrez

Organiza: