› Crónica Rock Fest 2014. Viernes, 4 de julio de 2014. Parc Can Zam de Santa Coloma de Gramenet. Barcelona.

Primera edición del prometedor festival Rock Fest BCN, en Santa Coloma de Gramenet, organizado por la promotora RocknRock.

Se presentaba con unos Manowar como cabeza de cartel, seguidos de unos Twisted Sister, Kreator, Sabaton y GammaRay, que aportaban un atractivo destacable en cuanto a grupos internacionales se refiere, sumándole a estos un seguido de bandas clásicas como Obús, Baron Rojo, Mojinos Escocios... Y grupos más actuales del panorama.
En cuanto a recinto y organización y para ser el primer “Rock Fest”, había un buen equipo de seguridad, varias barras y carpas donde ofrecían bebida y puestos de comida donde tomarse un respiro y reponerse del trote del festival. Se equiparon de dos escenarios, el principal: Main Stage y uno dentro de una carpa de circo (muy llamativa, por cierto) llamada Rock Tent, éste era bastante más pequeño que el otro. A mi parecer, tal vez faltó alguna zona sombreada y con asientos ya que el calor que hacía era abrasador. Había un par de zonas(pequeñas) provistas por unas pocas sillas de plástico cerca del escenario principal donde solo podían alojarse allí los que tenían un pase de artista y una zona de picnic donde se albergaba la poquita sombra que nos aportaban las higueras que habían allí. Un toque importante y que para mi gusto, le da puntos positivos al evento, es la accesibilidad y zonas reservadas para minusválidos y la cantidad de lavabos portátiles que había. Otro punto a su favor que suplieron mínimamente la carencia de sombras eran una especie de túneles que pulverizaban agua.

Una buena idea, colocar una loneta de plástico por casi todo el recinto ya que era de tierra aunque, después de bolos como el de Kreator quedó totalmente devastada.

Empezaremos con el primer día, apertura de puertas a las 15:00h, se avistaba muy poca gente a la espera del comienzo del festival, tal vez por la calor inaguantable que estaba pegando.

Dando el pistoletazo de salida al evento, en el escenario principal, un grupo local llamado KapicheKlu que nos deleitaron con un ska protesta con toques humorísticos en los que a pesar de soportar la calor, animaron a todos aquellos que decidieron apoyar a esta banda.


Les siguieron los italianos Lacuna Coil, el primer grupo internacional en debutar en este festival, los cuales reunieron a sus fieles seguidores para disfrutar de su directo. Las masas acudieron de la misma manera a ellos, en el puesto de firmas, donde generosamente, saludaron y repartieron fotos para posteriormente ser firmadas, un detalle por su parte.


Unos Stratovarius continuaron con los shows, al igual que Lacuna Coil, una marea de gente no dudó en estar al pie del cañón disfrutando de este clásico finlandés, que a pesar de no quedar ningún miembro original, supieron transmitir la esencia de la banda en sus inicios.

Medina Azahara, ocuparon seguidamente el Main Stage. Por su larga trayectoria y años de experiencia, un colectivo de edades avanzadas se apoderaron de la pista y disfrutaron cantando y recordando el grupo que les hizo vibran años atrás. Los años pasan, aunque a la vista estuvo que este grupo saltó y se divirtió con el público como si fuesen adolescentes sin olvidar temas míticos como Necesito respirar o Todo tiene su fin.


En este caso, los años si que han pasado para Barón Rojo, vimos a unos hermanos de Castro con dificultades para llegar a algunos tonos. Aun así, hicieron disfrutar al 100% a los que estuvieron allí y atrajeron a una gran masa de gente con sus clásicos.


Uno de los platos fuertes del día llega al caer la tarde, los alemanes Kreator no dejaron indiferente a nadie de los que estuvieron allí. Hicieron olvidar el calor con el pedazo de concierto que se marcaron tocando gran parte de sus temas más conocidos aun siendo la gira de presentación de su último trabajo más reciente Phantom antichrist volviendo locos a todos los que estuvimos allí. Cicle pits se apoderaron de la noche levantando una humareda de polvo. La combinación del humo de sus cañones y luces junto a estos grandes, dio como resultado un público enloquecido que lo dio todo y disfruto de un show como Dios manda.


Los "salaos" Mojinos escocios, nos ofrecieron, como siempre hacen, un concierto lleno de risas, monólogos y sus humorísticas letras. El Sevilla con sus característicos atuendos, hizo venirse arriba a los que disfrutaron de ellos animado el último periodo de conciertos del primer día dejando un buen sabor de boca a todos los asistentes.

Al mismo tiempo y paralelamente en el Rock Tent, los Napalm death ofrecieron un brutal show como de costumbre. Los ingleses dejaron el nivel muy alto con su agresividad y sus activos movimientos sobre las tablas. Un show cargado de rabia donde como siempre, terminan con las seis canciones de siempre donde convirtieron los bajos del escenario en una batalla campal.

Así finaliza el primer día del Rock Fest, deseando vivir con la misma intensidad el segundo día de festival, donde seguro que nos esperarían grandes sorpresas.

Arantxa Tirado

Organiza: