› Crónica Barcelona Metal Festival. 6 de julio de 2014. Poble Espanyol. Barcelona.

El pasado domingo 6 de Julio tuvo lugar la primera edición del Barcelona Metal Fest en un marco tan especial como el recinto del Poble Espanyol de Montjuïc, un bello paraje que cada vez resulta más habitual para la celebración de conciertos en la ciudad condal. Como cualquier evento novel que se precie, este no estuvo exento de algunos desajustes en los retrasos sobre los horarios previstos (supuestamente debidos a la poca afluencia de público sobre la hora prevista de apertura) o un cartel quizás algo flojo (y corto) para un Festival de Metal que pretende afianzarse en los veranos venideros. Así pues, nos encontramos quizás con algo más cercano a un concierto especial de los cabezas de cartel, Within Temptation, que con un gran cartel para un gran festival, pero de los errores se aprende y estamos seguros de que una hipotética, esperamos, segunda edición, la cosa irá a mejor. Por cierto, el hecho de coincidir el mismo fin de semana que el Rock Fest Bcn, ha hecho a más de uno tener que elegir entre uno de los dos y, claro, la economía en el país ya sabemos todos como está.


Los encargados de abrir el evento fue la joven banda de Tarragona Ankor. Para el aquí firmante, uno de los grupos locales con mayor proyección y futuro, gracias a un talento compositivo más que notable y, sobretodo, a un enorme directo que sabe conectar rápidamente con la audiencia, y es que se nota que se dejan la piel cada vez que suben al escenario. ¿El secreto? Cada concierto de Ankor se convierte en una fiesta, en la que ellos disfrutan y hacen disfrutar al respetable, motivo por el cual no es de extrañar que siempre veamos a una pequeña legión de seguidores acompañarles allí donde vayan. Esta vez nos presentaban en directo su último EP “Get on the Winner Horse!”, el cual aprovecho la ocasión para recordaros que podéis descargar desde su web de forma totalmente gratuita, aunque una donación siempre será de agradecer o podéis haceros con algo de su amplio merchandise. Además, también se trataba de la primera vez que podíamos ver a su nueva vocalista, Jessie Williams (LaSagaBuster) al frente de la formación en sustitución de Rosa de la Cruz, la cual aprueba con nota gracias a su poderosa voz capaz de los mejores agudos y los tonos más líricos, así como de los guturales más rabiosos. Su estilo metálico que bebe de forma muy directa de grupos como Avenged Sevenfold, se fusionan sin ningún prejuicio con sus influencias más pop, rock y japonesas en temas como Last Song for Venus, Try to Walk my Shoes, Completely Frozen, la excelente The Dark Passenger o la festiva Winner Horse, que termina por poner patas arriba cualquier recinto en donde actúen. David y Fito realizan una labor sobresaliente a sus guitarras y sus voces melódicas y guturales, respectivamente, junto a la base rítmica que componen Julio (bajo y segundas voces), Rubio (teclados) y Jordi (batería). ¡Enhorabuena cracks!


La banda liderada por Morti, un viejo conocido de la escena gracias a su paso por bandas como El Fantástico Hombre Bala o Skizoo, Inmune, serían los siguientes en aparecer sobre las tablas para presentarnos su debut discográfico “Ilumíname”, con un sonido, quizás por el marco del festival en el que se encontraban, bastante más duro y eléctrico que el que podemos encontrar en su trabajo en estudio. Paulo a la guitarra, verdadero alma matter del grupo animaba a la audiencia a venirse arriba con sus composiciones, en grandes temas como El Tiempo no Existe, Ilumíname o la gran Aunque me Quedará Ciego con su final acapella. Buena labor a la base rítmica con el bajo de David y la batería de Carlos, con la colaboración de la guitarra rítmica de Micky del grupo Tao. Resulta inconfundible el estilo propio que Morti aporta a la banda tanto a nivel vocal como letrístico, así como en lo escénico con sus movimientos y gestos extravagantes marca de la casa y sello personal del artista, que nos hicieron a todos entrar en un “Bucle Mental” de buen rock. Podríamos discutir su ubicación en un cartel de estas características, pero no así su calidad y buen directo.


Y llegó el turno de los siempre solventes Sôber, unos que nunca fallan en vivo como volvieron a demostrar una vez más, esta vez para presentarnos su nuevo trabajo discográfico "Letargo", del que nos dejaron un buen puñado de canciones en el setlist como Mañana, Insecto, su single de presentación Blancanieve o la poderosa Encadenado, de lo mejor de su nueva obra. Carlos Escobedo es un portento de energía y conexión con el público que no para de punta a punta del escenario cantando, saltando y posando con su bajo, y se encuentra bien escoltado a banda y banda con las guitarras de su hermano Jorge y Antonio Bernardini, amén de la retaguardia perfectamente cubierta por esa máquina a las baquetas que es Manu Reyes. La combinación de grandes canciones que el grupo ha ido atesorando a lo largo de estos ya muchos años, resulta absolutamente ganadora y es fácil ganarse a una audiencia con temas de la magnitud de Sombras, La Araña, Eternidad, Arrepentido o la deliciosa El Hombre de Hielo. Una vez más se metieron a todo el mundo en el bolsillo con un sublime show en vivo que, como no podría ser de otra forma, acabaría por volver a todo el mundo “Loco”. Es obvio que no es un grupo de los más Metal de la escena, de hecho no creo que podamos considerarlo ni siquiera Metal, pero desprenden una electricidad que ya le gustaría a más de uno. Una apuesta segura… y un placer.


El caso de los ingleses Paradise Lost resulta algo complejo, y de hecho me suele dejar siempre con sensaciones enfrentadas en sus directos, siempre solventes pero quizás demasiado fríos para mi gusto, con unos cambios de registros en las canciones que puede descolocar a más de uno pero que son un fiel reflejo de su trayectoria discográfica, con sonidos muy densos, pesados, y voces contundentes y oscuras, que se compaginan con otros parajes mucho más melódicos, electrónicos y comerciales, siempre con la excelente voz, eso sí, del señor Nick Holmes, y las grandes guitarras de Greg y Aaron. Referente a la actuación, tuvo un inicio algo tibio y estático con grandes primerizos clásicos como Mortals Watch the Day, Remembrance o Gothic que mejoró notablemente en sintonía con un público que mayoritariamente no le pertenecía a ellos gracias a las más comerciales, pero sobresalientes, Erased, Isolate o One Second, hasta que la confusión se apoderó del recinto con Pity the Sadness, con el que la banda abandonó el escenario con una gélida despedida de la que no sabíamos si volverían a reaparecer. Sí que lo hicieron y completaron el show con tres temas entre los que se encontraron la imprescindible Say just Words que puso el punto y final a una actuación a la que le faltó luz sobre las tablas y un sonido mejorable. No esperaba mucho más en vivo de los buenos de Paradise Lost pero quizás tampoco se encontraban con las mejores condiciones para brillar esta noche.


Casi con una hora de retraso sobre el horario inicial previsto, salían a escena los holandeses Within Temptation, cabezas de cartel del festival y ansiados protagonistas de la velada metálica a juzgar por el público que se daba cita en el Poble Espanyol, y estos no decepcionaron en absoluto a los suyos, con un directo excelente y notablemente más enérgico y activo que los últimos que había tenido ocasión de presenciar. Un cambio que noto especialmente en el caso de su vocalista, Sharon den Adel, que si bien sigue demostrando concierto a concierto el poderío de su bellísima voz, a pesar de algún que otro problemilla en el inicio de la actuación, ha mejorado visiblemente en el dominio escénico. Tras la presentación en video Dragon, arrancarían los temas de su nuevo álbum como Let us Burn o Paradise (What About us?) con un featuring vía pantalla con Tarja, antes de recordar su anterior trabajo con Faster e Iron, para volver de nuevo a la actualidad con la preciosa Edge of the World antes de volver a retroceder en el tiempo con la poderosa In the Middle of the Night y hacerlo aún más con la brillantez de Our Solemn Hour o Angels. Dangerous, un nuevo featuring con Howard Jones y And we Run con el rapero Xzibit (ambas siempre con la presencia del “otro” en forma de vídeo) nos trajeron de vuelta al reciente “Hydra” por última vez a excepción de la posterior Covered by Roses, con un tramo final centrado en todos sus clásicos y que termino por hacer las delicias de todos sus seguidores. See Who I Am, la mítica Stand My Ground, The Cross o la gran Mother Earth que nos recordó que esos tiempos y esos sonidos ya no volverán, nos condujeron al inevitable bis.


Robert y Rudolf a las guitarras hacían una gran labor y no paraban de moverse e interactuar con el bajista Jeroen, muy activo durante todo el concierto, y los teclados de Martinus. La batería de Mike también sonaba especialmente bien, a pesar de que en algunos momentos el doble bombo se comía gran parte del sonido de la banda y tapaba en exceso la dulce voz de Sharon, que derrochó entrega y fuerza por todas y cada una de sus cuerdas vocales incluso en los momentos en las que esta no sonó de forma tan brillante. El fin de fiesta vino de la mano de What Have You Done (otro featuring más), la ¿innecesaria? versión de Summertime Sadness de Lana del Rey (¿Por qué a todo el mundo le ha dado por hacer covers de esta canción? ¿Hay que llevarlas al directo también cuando se poseen tantos temas propios de calidad?) y la celebradísima Ice Queen, uno de los pocos recuerdos de su primera época que tanto nos enamoró. Y así llegamos al final de más de media hora de gran directo al que poco o nada se puede reprochar pero que nos dejaron con la sensación general de que este festival necesita, y puede, mejorar para acomodarse en las próximas ediciones. ¿Hasta el año que viene? ¡Eso esperamos!


Tx: Lluís García. Extraida de EstribilloPegadizo.com, @EPegadizo / Ft: K

Más fotos aquí
More photos here

Organiza: Doctor Music Concerts