› Crónica Thirty Seconds To Mars + You Me At Six. 31 de octubre de 2013. Palau Olímpic de Badalona. Barcelona.

Han pasado casi dos años desde la última vez que la banda liderada por Jared Leto, Thirty Seconds to Mars, nos visitará de gira por nuestro país, y que mejor plan para disfrutar de una noche de Halloween que disfrutar en directo de un gran concierto de rock. Si bien es cierto que en aquella ocasión los americanos dejaron un sabor de boca agridulce entre gran parte de sus seguidores a causa de un show con exceso de coros, momentos karaoke y escasez de protagonismo vocal de su carismático frontman, hasta los más escépticos estábamos más que dispuestos a darles una nueva oportunidad alejada de prejuicios e ideas preconcebidas. Así pues, tras más de una hora de retraso en la apertura de puertas sobre la hora prevista, los asistentes que íbamos a llenar la pista del Pavelló Olímpic de Badalona y buena parte de sus gradas, nos disponíamos a ser partícipes de una gran velada.


Los encargados de calentar el ambiente, predominantemente juvenil, fueron los británicos You Me at Six con su enérgico rock que hizo saltar y disfrutar a todos sus fans, contagiando al resto de la audiencia que se dejó llevar por la festividad de la cita musical. El vocalista Josh Franceschi y el resto de los miembros del grupo demostraron sus tablas encima del escenario repasando temas carismáticos de su discografía como Stay With Me, Underdog, Bite My Tongue o la preciosa Crash, que supieron sobreponerse a los problemas de sonido que les acompañaron durante parte de su actuación. Dejaron una notable impresión como artistas invitados y probablemente ganaron un buen puñado de seguidores que bien seguro les acompañarán en su próxima visita como cabezas de cartel.


Tras una larga espera, se apagaron las luces, rugió la multitud y cayó el oscuro telón que dejó al descubierto a un Jared Leto refugiado tras sus gafas de sol, descendiendo lentamente desde las alturas del recinto sobre una elevada plataforma, compartiendo escenario junto a sus siempre fieles Shannon Leto, hermano de éste, a la batería y Tomo Milicevic a la guitarra y teclados, todos ellos acompañados por un elenco de percusionistas que otorgaban aún una mayor fuerza visual a su potente puesta en escena. Al ritmo de la introducción que también abre su nuevo trabajo “Love Lust Faith + Dreams”, Birth, asistimos al nacimiento de su espectacular show al que le siguieron una representación de su anterior obra con los temas Kings and Queens, Search and Destroy y su emblemático This is War. Resonaron con fuerza gracias al apoyo de sus grandilocuentes coros que el público recreaba a la perfección con la ayuda de las letras que aparecían en las pantallas en forma de karaoke, y con la voz de Jared en notable forma aunque repartiendo el protagonismo de las líneas vocales entre sus acérrimos seguidores.

Con el paso de los minutos fueron cayendo gran parte de sus nuevas canciones como Conquistador, una sobresaliente Do or Die en la que Jared se ganó a la audiencia con su voz acapella y ondeando la bandera catalana de un lado al otro del escenario que se sumergía entre las primeras filas, y unas extraordinarias y emotivas End of All Days y City of Angels que sonaron entre los interludios de Depuis Le Début y Pyres of Varanasi que estuvieron protagonizadas por un par de performances acróbatas que animaron y adornaron la plasticidad del momento. A estas alturas ya nos encontrábamos ante una audiencia totalmente entregada a su mesías que con cada gesto se ganaba cada vez más a su público, en una actitud que fue in crescendo y que terminó por reafirmar el gran talento que éste posee como líder de la banda y la excelente comunión que existe entre él y sus fans.


Pero como en las buenas películas, lo mejor estaba aún por llegar, y lo hizo con el momento de intimidad entre Jared, su guitarra acústica y el público, quien fue más protagonista que nunca. Basta decir que encima del pequeño escenario que ocupaba el vocalista terminaron un chico, dos jóvenes elefantas y un divertido hombre caballo, y es que todo es posible en la noche de Halloween. Una imagen que resumía perfectamente toda la magia de la velada y el por qué iba a convertirse en una experiencia inolvidable para más de uno de los que allí se dieron cita. Un pequeño gran repaso destacado a su discografía con los éxitos The Kill (Bury Me), Hurricane, Alibi, Northern Lights y From Yesterday, que fueron recibidas con entusiasmo y recitadas verso a verso al unísono entre los asistentes, iban completando una gran actuación de la banda de Los Ángeles. Grandes canciones, talento, risas y lágrimas, se concentraban de forma intensa en apenas unos metros cuadrados.

Hubo tiempo para The Race, una efectiva versión del hit de Rihanna Stay y la siempre bienvenida Closer to the Edge, uno de las canciones más conocidas del grupo que hizo vibrar a todo el público y que iban vaticinando el final del concierto, no sin antes despedirse con Up in the Air, que contó con la colaboración de multitud de fans encima del escenario, y para el que todos, grupo y asistentes, se dejaron la piel y el sudor que les quedaba en el cuerpo, para poner el perfecto broche final a una gran noche de rock que despejó cualquier duda que pudiera existir alrededor de la efectividad de la banda para defenderse en directo, y que despejó ciertas dudas generadas por su anterior visita.


Hora y media de un espectáculo musical que cumplió con creces a nivel instrumental, comunicativo y escénico, con algún que otro bajón, o mejor dicho, ausencia vocal que podrá gustar más o menos, pero que deja claro el gran escalón a nivel mundial que ocupan en la actualidad Thirty Seconds to Mars y sus fans. Se echó en falta algún guiño a su primer trabajo, demasiado olvidado por parte de la banda en los últimos años, y la ausencia de algunos de sus mejores canciones como A Beautiful Lie, pero no siempre llueve a gusto de todos y es admirable la apuesta que hacen en vivo por su trabajo discográfico más reciente. A night to remember...

Tx: Lluís García. Extraida de EstribilloPegadizo.com, @EPegadizo / Ft: K

Más fotos aquí
More photos here

Organiza: