› Crónica Steve Harris British Lion + Zico Chain. 24 de febrero de 2013. Salamandra. L'Hospitalet. Barcelona.

Vamos a empezar diciendo que, aunque me gustan y los he visto en concierto muchas veces desde los ‘80, no soy un superfan de Maiden. Hago esta aclaración porque a mí particularmente me gusta el disco de British Lion o, lo que es lo mismo, el grupo que ha formado Steve Harris, bajista y fundador de Iron Maiden, con un grupo de músicos amigos suyos no conocidos. Mucho se ha leído en las críticas de discos sobre este proyecto, y la mayoría negativas, sobre todo por parte de los fans. Pero yo le di una oportunidad y lo encuentro un buen disco de rock, tipo Bon Jovi o Europe, salvando obviamente las distancias. He de decir, no obstante, que encuentro que la mezcla de la voz no está muy bien resuelta.

Dicho esto, me presento en la Sala Salamandra en un domingo soleado, pero con un frio invernal, merced a las nevadas acaecidas durante la noche del viernes. Por fuera de la sala, una veintena de personas esperando poder conseguir un autógrafo de Harris: lo consiguieron, ya que el bajista organizó un improvisado meet&greet a las 18:00 h de la tarde, donde se formó una fila para entrar en la sala donde Steve firmó pacientemente autógrafos y se hizo fotos con los fans. Los demás miembros del grupo, que entraban y salían de la sala, no tenían problemas en acercarse a ellos, excepto el esquivo cantante, creo que más por timidez que otra cosa, ya que yo le conseguí parar para una foto y conmigo estuvo muy amable.

Puntualmente a las 19:30 h, empezaba el concierto con el grupo telonero, los londinenses Zico Chain: un trío poderoso, que gustó a los allí presentes, con un hardrock de la vieja escuela, y con una buena presencia en el escenario. Muy jóvenes, tanto el guitarrista Paul Frost como el bajista y cantante Chris Glithero (que parecían gemelos con su peinado rubio con cresta) se intercambiaban las voces. Oli Middleton, el batería con largas rastas, no desentonaba aporreando su instrumento. Acabado el concierto, poco más de media hora, fueron a su zona de merchandising para departir con sus fans y ayudar a vender su último trabajo "The Devil in Your Head".


Había expectación para ver a British Lion. Varias personas habían ya comprado camisetas del grupo, muy sobrias y elegantes, que lucieron durante el concierto. En una sala con una media entrada larga, aunque no se veía vacía, y una vez montado el escenario, donde destacaban un telón de fondo con la imagen del león de la portada de su único disco, así como dos paneles a ambos lados de la batería con la misma imagen, se apagaron las luces. Y a las 20: 40 h, una hora bien temprana para lo que estamos aquí acostumbrados, empezaron su actuación, saliendo uno a uno, todos vestidos de negro, recibiendo Harris una gran ovación cuando salió el último.

Y empezaron como una apisonadora con la canción This is my God, con un Harris en su línea, de un lado para otro del escenario, subiéndose constantemente en la plataforma de la batería, y tocando con su forma clásica, con la pierna izquierda encima de un altavoz. Y, evidentemente, acabando muchas canciones apuntando al público con su bajo cual escopeta y moviéndolo de un lado al otro. ¡Que placer ver a un icono del Metal tan cerca y tan en forma!
Y el resto de la banda no desmerecieron de su líder y bajista; buen frontman mostró ser su cantante Richard Taylor, gran y potente voz en directo, aunque muy lineal, interactuando con el público, buscando siempre una complicidad en los coros, cosa que consiguió, ya que todos coreaban los estribillos en cada uno de los temas que fueron tocando. Y también guitarrista, ya que tocó la acústica en diversos temas. Lost Words, Karma Killer y su nueva canción Father Lucifer son las siguientes que tocaron. Su guitarra solista, David Hawkins , con su imagen de intelectual gracias a su perilla rubia y a sus gafas, siempre con una sonrisa durante todo el concierto, mostró mucha complicidad con Harris, y cumplió en los solos, calcados a los del disco. También cumplió su otro guitarra, el melenudo y veterano Leslie Grahame, mas estático, pero siempre alegre como su compañero.


Sonaron The Chosen Ones y These are The Hands antes de enlazar tres temas nuevos Guineas and Crows, The Burning y Last Chances, que también fueron bien recibidas por el público. Muchas de estas canciones tienen un poso Maiden en su composición, tanto en su riff como en los solos, sobre todo cuando los dos guitarras doblaban el solo a la vez con quintas. No son metal, pero en directo suenan poderosas y potentes, mejor que en disco. La gente no estaba nada defraudada y disfrutaba del concierto. Su batería Simon Dawson, juntamente con Harris marcaban el ritmo a la actuación, escuchándose muy bien el sonido de Steve con su clásico bajo Fender, en esta gira de color rojo, que solo cambió en los bises por otro en color azul. A destacar que siempre tocó con los dedos, no usando púa en ningún tema.

Us Against The World, World Without Heaven, Do You Want It (otra que no está en su disco) y Judas completaron su set, prácticamente enlazando las canciones, sin dar respiro al personal. Un "oeee, oe, oe, oeeee" improvisado sonó que satisfizo a la banda, que se la vió muy contenta de cómo había ido el show. Tiró Harris sus muñequeras al público y salieron del escenario durante un corto espacio de tiempo, volviendo para los bises con Let It roll, cover de UFO, y Eyes Of The Young, donde dieron por terminada su actuación. Con lanzamiento de púas, otra vez sus muñequeras y un parche de la batería firmado (que cogí pero me lo quitaron de las manos…), se despidieron del público, que salió muy satisfecho de cómo había ido el concierto, que duró en total 1 hora y 25 minutos.

Este experimento de Harris ha empezado bien. La gente metalera es a veces muy cerrada, despreciando lo no conocido, pero este proyecto creo que puede tener continuidad. Depende de si Steve quiera seguir en el futuro tocando en salas pequeñas, acostumbrado a como está a tocar en grandes escenarios con su grupo Iron Maiden, el cual veremos en junio en Barcelona. Es evidente que su presencia ha atraído a la mayoría de público a estos eventos, pero el producto es bueno. Steve Harris, sin tener necesidad, se ha arriesgado y lo está defendiendo en directo, como tiene que ser. La gente que no ha acudido se lo ha perdido, una buena tarde-noche de puro rock.

Tx: Xavi Ramírez / Ft: K

Más fotos aquí
More photos here

Organiza: