› Crónica Jamiroquai. 31 de julio de 2011. Poble Espanyol. Barcelona.

Hacía mucho tiempo que no se veía, horas antes de abrir puertas, una cola de público tan generosa en el Poble Espanyol, como la que se formo para ver a Jamiriquai.
Y es que después de 10 años de no actuar en Barcelona, habían ganas y expectación, demostrándose con todas las entradas vendidas 3 semanas antes.
A las 21.30 en punto, salieron al escenario capitaneados por el señor Jay Kay, que aunque ya no es tan bailón como antes (la edad se paga), sigue estando en forma a nivel vocal.


Una banda con un sonido solido y excelente, que hicieron las delicias del respetable desde el primer minuto con Rock dust light star, titulo de su último álbum, y del cual sonaron hasta 4 temas, aunque la primera ovación llego con COSMIC GIRL, y siguiendo con hits como High times, Little L, Canned heat.
Con un montaje sencillo, en el que predominaba una pantalla detrás de ellos que no dejaba de emitir todo tipo de imágenes, y una luminotecnia sencilla pero efectiva, Jay Kay dejo a más de uno con ganas de verlo con su penacho de plumas, y salió al escenario con un poncho y un sombrero que de lejos parecía una reencarnación de Clint Eastwood en sus famosos papeles de pistolero en las películas de Sergio Leone.


Love foolosophy fue otro de los temazos de la noche, aunque pecó un poco en su alargamiento, y sonando en la parte final del show Travelling without moving, Alright y Deeper underground, con los que se despidieron para volver a salir a hacer un solo bis, su nuevo tema White knucle ride, y dando por finalizado un concierto de casi 2 horas, en el que se echaron de menos temas como Too young to die o Space cowboy, pero que nos hizo bailar y disfrutar de lo lindo, esperando que no se hagan de rogar tanto para volver a actuar en nuestra ciudad.

Tx: FerKISS / Fotos: K


Más fotos aquí
More photos here

Organiza: Riff Producciones.