› Crónica In Flames. 18 de septiembre de 2011. Razzmatazz. Barcelona.

In Flames es una banda de contrastes. Convive con una disparidad de opiniones extrema, con fans amantes de toda su discografía y metalheads que la aborrecen de cabo a rabo, y otros que aman solo una etapa, o un disco, o un tema. No existe una mayoría clara en ninguno de estos campos. Sin embargo esta heterogeneidad estilística siempre había estado cohesionada por la unidad de los miembros de la banda desde el año 1997 (cuando se publicó su álbum Whoracle), hasta que no hace mucho Jesper Strömblad, guitarrista y miembro fundador, decidió abandonar In Flames. Por lo tanto esta vez los de Goteborg no sólo presentaban otro polémico álbum como Sons Of A Playground Fading, sino que además presentaban nuevo guitarrista. Sin embargo esto quizá no interesó a la mayoría de mortales ya que no sé si sería por el precio de la entrada, porque nos suelen visitar de vez en cuando o porque In Flames ya no goza del tirón de algunos fans después de su último disco, pero lo cierto es que Razzmatazz 1 se veía bastante vacía, teniendo en cuenta que ni la parte de arriba ni los laterales de la sala quedaban abiertos para el público.


Fue ante tal panorama cuando, una hora después de la apertura de puertas, aparecieron los eslovenos Noctiferia. Pese a contar con cuatro discos a sus espaldas lo cierto es que no tenía el placer de conocerlos y, afortunadamente, me sorprendieron muy gratamente. La calidad del sonido, la dinámica de su actuación y especialmente el carisma de su vocalista, Gianni Poposki, fueron puntos clave que hicieron que los allí reunidos cabecearan y formaran moshpits sin parar. Una involucración que no siempre ocurre cuando se trata de los teloneros.

No obstante, después de escuchar su último disco Death Culture (2010), en el cual basaron prácticamente todo su setlist, he de decir que estos chicos son sin duda un grupo de directo. Su nuevo single Demoncracy engancha desde el primer segundo, y el resto de temas con un aire de Death-Industrial-Nu Metal hicieron inevitable moverse sin cesar. Especialmente destacó el momento de Samsara en que Poposki se puso al mando de unos timbales, lo cual, junto a la batería, fue un combo brutal al más puro estilo Sepultura. Una gente que despertó mucha simpatía y de quienes habrá que indagar más.

Después le tocó el turno a los cabezas de cartel, In Flames. Vale la pena decir que a pesar de que la sala no estaba llena la gente estaba aglutinada en las primeras filas. Para mí era la tercera vez que veía a la banda, ya que no me había perdido ninguna de sus visitas a Barcelona desde la gira de Come Clarity. Recordaba cómo comenzaron el concierto en su última visita, con la balada de su anterior disco A Sense Of Purpose con el telón bajado y ellos tocando detrás proyectando sólo sus sombras. Fue muy original. Sin embargo esta vez todo fue mucho más normal y arrancaron saliendo al escenario tocando el tema que da nombre a su nuevo trabajo Sons Of A Playground Fading. A continuación y de forma predecible cayó Deliver Us, también de su nuevo disco, que desató la energía del público.


La verdad es que recordaba los conciertos de In Flames arrolladores, cargados de fuerza y con el público entregadísimo. Y así estaba siendo, el concierto fue creciendo conforme iban cayendo temazos como Trigger, Alias o Swim. Sin embargo a partir de aquí la cosa fue bajando y ya no remontó. Sin duda los músicos lo estaban haciendo estupendamente, los temas estaban muy bien cuadrados, el juego de luces daba un ambiente genial y la sala se portaba a nivel de sonido. Pero aún y así había algo que no acababa de funcionar y cuesta definir qué era.

El setlist en este punto no era muy acertado, pues quizás The Hive, Fear Is The Weakness o Come Clarity no sean grandes éxitos, pero In Flames siempre se han caracterizado por hacer los setlists a su gusto más que al del público, cosa que valoro positivamente. Sin embargo, la sinergia que había en el escenario no era la de siempre. Por un lado el nuevo guitarrista se veía muy apartado del resto de miembros y además no paraba de dar la nota haciendo monerías de true-metal, cuando los músicos de la banda siempre han optado por la sobriedad escénica; y por el otro parecía que se lo estaban tomando un poco a cachondeo. Que era domingo, que venían cansados y que bueno... son fans, tampoco hay que matarse, ¿no? Los temas ya suenan, así que podemos ir a medio fuelle y simplemente pasárnoslo bien. Esa era la sensación que percibí sobretodo por parte del cantante Anders Friden, pues no desprendió tanta energía como en otras ocasiones.


Uno de los momentos cumbre del concierto que siempre suele ser Only For The Weak, por ejemplo, al final se hizo un poco pesado cuando en realidad era el himno que todos esperábamos oir, pero que quizás ellos ya están cansados de tocar. Me dió la sensación que la salida de Jesper había hecho que la banda se encuentre en una etapa un poco más difusa en directo, a pesar de que mantengo que Sons Of A Playground Fading sea un discazo y también lo han hecho sin él, pero me temo que se debe sobretodo al magnífico trabajo que ha hecho Björn Gelotte en la composición y una cosa no quita la otra. En vivo me faltó fuerza, bloque, empaque, unidad... algo que sí que siguen transmitiendo en estudio y que he experimentado en sus anteriores directos. Sin embargo inisisto en que a nivel formal lo hicieron de fábula y sobretodo los músicos se encuentran en buena forma. Tres temazos de sus últimos trabajos sirivieron para decir adiós: Cloud Connected, The Mirror's Truth y Take This Life, dejándonos un setlist prácticamente huérfano de temas anteriores al disco que produjo más úlceras a los seguidores del material más extremo de la banda Reroute To Remains. Una noche decente a pesar de ser la peor descarga de In Flames que he presenciado. Ojalá en adelante preparen su directos con el mismo empeño que preparan sus composiciones, porque oirlos en tu iPod mola... pero sentirlos en tu cara aún mola más.

Más fotos aquí
More photos here

Tx: Benja Amorín y Alba Rodrigo / Fotos: K
Crónica extraída del artículo publicado por www.ovellanegrarock.com


Organiza: